[REVIEW] Little Nightmares Tétrico, mórbido, bizarro, y todo lo que se te ocurra

Existen muchos juegos de terror que podrán asustarnos o mantenernos alerta en todo momento, pero muy pocos logran hacerlo acompañados de una ambientación fantasiosa y sin recurrir al gore o a los jump scares. Little Nightmares parece muchas cosas a simple vista, pero la experiencia que ofrece solamente se puede vivir hasta jugarlo.

  • Historia

El juego no necesita de una trama que juegue con nuestra mente ni clichés del horror para llamar la atención. La fórmula es sencilla y busca atraparnos con un mundo sumamente retorcido mientras controlamos a un protagonista de lo más original. Encarnando a este misterioso pequeñín, nos toparemos con cosas tan bizarras que ni siquiera te darás cuenta de que el juego carece de una historia compleja.

Aquí comenzaremos nuestra pequeña pesadilla.

Pero no te agobies, el juego sí presenta una historia, pero no la suelta desde un principio y te invita a que tú mismo la armes hasta llegar al desenlace. Este estilo es muy parecido a juegos como Limbo e Inside, donde la trama no es necesaria como una introducción, sino como el misterio mismo del juego que en este caso se adapta maravillosamente al género del terror.

¿Se resolverán tus dudas? Probablemente no todas, pero al avanzar en el juego tendrás respuestas.

  • Gameplay

Si en algo fracasan muchos juegos de survival horror, es en el gameplay. La presentación puede ser sublime, y podrán agregar contenido a montones, pero incontables veces el control ha sido el problema más común del género.

Aquí no es el caso.

Desde nuestra perspectiva, somos como una hormiga (bueno, no tan pequeño) en este mundo. Y, como una hormiga, somos curiosos sobre qué podremos comer, cargar, escalar, etc. El juego te permite experimentar toda esta curiosidad, y no necesariamente para avanzar en el juego. Este detalle es acompañado por un control excelente sobre nuestro personaje y el entorno. Muy pocas veces he tratado con una interacción tan bien planteada en juegos de terror, y Little Nightmares se apoya de esto para agregar un valor espectral a la ya escalofriante presentación.

La cámara es bastante libre y nuestra llave en cada habitación, la cual siempre esconde algún secreto que nos permitirá seguir avanzando en la historia. Con un estilo plataformero con bastantes acertijos y coleccionables esparcidos por doquier, se agradece enormemente que podamos explorar hasta el más oscuro rincón sin tener que batallar con estos problemas comunes en otros juegos.

El juego es… tiernamente perturbador.
Controles sencillos y efectivos

Dado toda esta curiosidad de por medio, moriremos varias veces. Para esto, el juego implementó un sistema de auto save para no tener que preocuparnos en este aspecto. Esto reduce ampliamente la dificultad del juego, haciéndolo más accesible que otros. Sin embargo, si no eres un geniecillo para los puzzles, te quebrarás la cabeza con algunos, pues son bastante creativos y progresivamente complicados.

El manejo de luz/sombra es otro factor importante en el gameplay. Siendo un juego bastante oscuro y lúgubre, el protagonista podrá encender una pequeña mecha para iluminar su camino.

Recomiendo ampliamente jugar durante la noche y con unos buenos audífonos (como deberían jugarse todos estos juegos).

¿Podré llegar allá con un salto?

Por último, los enemigos. Oh sí, somos un alfeñique indefenso, y moriremos al contacto con alguno de ellos. Por suerte, nuestro tamaño también nos permite escondernos en muchos lugares, y tendremos que caminar sigilosamente, o bien correr como locos, para evitarlos. No hagas como yo y te confíes de la inteligencia de estos malvados, pues aprenden de errores y buscan en rincones donde te encontraron la primera vez.

No hablaré mucho de su aspecto para no arruinar la sorpresa al verlos por primera vez, pero dejaré esta imagen para darte una probadita:

¡Y éste está censurado en las tinieblas!
  • Presentación

Simplemente excepcional. El estilo de arte ala Tim Burton es algo que muchos pensábamos que podría quedar muy bien en un juego de terror. Este juego es la prueba más exacta de esto. Siendo tan diminutos, el mundo presentado es algo que experimentaríamos en “Alicia en el País de las Maravillas”, pero con más enfoque en espantos y escenarios retorcidos… parecido a los títulos de American McGee.

Como en todo buen juego de terror, cualquier sonido podría ser el indicio de nuestra siguiente muerte, y aquí no es la diferencia. Música mórbida al ser acechados, e incluso más inquietante al ser descubiertos. No es nada que no hayamos visto, pero aciertan con creces en este apartado.

… Adorable.
Y tú, ¿le temes a la oscuridad?

Como ya había mencionado, el juego de luces y sombras es algo destacable y sumamente importante dentro del juego. Podremos aprovechar las ventajas tanto de la iluminación como de la oscuridad completa para sobrevivir, y el manejo de ambas le da un valor agregado a la ya soberbia presentación del juego.

Ahora, la pregunta que tienen todos: “¿Es realmente de terror el juego?” La respuesta es un cerradísimo sí, pero no busca espantar a la vieja escuela. Esto es un estilo influenciado por otros, sí, pero con sentimiento original que da como resultado una experiencia escalofriante y desagradable… en el buen sentido.

¡No es un juego para niños!

  • Contenido

Vuelvo a comparar el título con los juegos de Playdead. Existen coleccionables que al ser descubiertos desbloquearán varias sorpresitas. Un ejemplo de estos objetos escondidos son pequeñas figuras de… ¿porcelana? que tendremos que romper para coleccionar (oh, la ironía). Otro más divertido es encontrar a los gnomos. Tal y como tú, existen seres pequeños en este mundo que luchan por sobrevivir, y entre sus actividades más comunes está esconderse de sus enemigos. De ti huirán también, pero un cierto número de ellos convivirá contigo, y para coleccionarlos deberás… cargarlos (para la buena suerte, obviamente).

Entre los desbloqueables del juego tendremos una galería pequeña pero bastante interesante de arte conceptual. Podremos desbloquear una nueva imagen al encontrar todos los secretos dentro de uno de los numerosos capítulos.

Son lindos, ¿no crees?
Siempre es bienvenido un poco de arte conceptual.

Sí, capítulos. Al igual que en los juegos ya mencionados varias veces en la reseña, tendremos una lista con selección de capítulos. Así podremos regresar y buscar aquel gnomo que no quiere ser encontrado. No son muchos capítulos, pero tienen su buena dosis de desafíos y momentos mórbidos.

  • Veredicto

Superando toda expectativa, Little Nightmares se lleva las palmas por presentar algo tan original dentro del mundo del horror. No es el juego más terrorífico, pero si algo disfruto más que los sustos en estos juegos, es una presentación que me otorga una nueva sensación y una satisfacción enorme por haberla vivido.

Little Nightmares te dará una “pequeña” pizca de su mundo, pero es una que no te puedes perder.