REVIEW Guerra de Papás 2 Un revoltijo de familia que ni ellos mismos comprenden

Comenzamos diciembre, y eso significa que las películas de temporada navideña empiezan a llegar a cartelera. Una de las más renombradas es la secuela de una de las comedias más simpáticas (y confusas) de hace unos años.

Guerra de Papás 2 ya está en cines y la fuimos a ver. ¿Qué tal nos pareció?

Quien recuerde la trama de la primera película se las verá mucho más fácil en esta nueva entrega, pues esta familia es una de las más revueltas con las que uno se podría topar en este tipo de comedias y llegar sin haber visto la primera te pondrá a armar un rompecabezas que podría tomarte media película.

Ahora que esa advertencia se salió de mi sistema, platicaré un poco sobre la historia:

Brad Whitaker (Will Ferrel) y Dusty Mayron (Mark Wahlberg) han logrado mantener una familia disfuncional a flote, pero los niños han pasado muy malos tiempos teniendo que viajar de un papá a otro. Con esto, ambos padres deciden juntar a toda la familia para esta Navidad, lo cual tiene muy emocionados a todos.

Sin embargo, todo se complica cuando los papás de Dusty y Brad (osea, los abuelos de los niños) deciden autoinvitarse a la reunión, y aquí es donde comienza el caos…

Esta pareja tiene muy buena química.
Y si creías que los papás eran un desastre, ¡espera a conocer a los abuelos!

John Litgow y Mel Gibson; los abuelos de Brad y Dusty respectivamente, son las nuevas estrellas en esta secuela, y hacen un trabajo soberbio en añadirle una gran dosis de humor a cada escena. Mel Gibson especialmente hace un papel impresionante (algo que no me esperaba de él) y se vuelve relevante en cada escena, incluso si su participación es casi nula.

Los actores que regresan hacen un trabajo sólido en mantener un ambiente cómico y emocionante… a excepción de las mamás. Ambas tienen muy poca participación y no aportan mucho en ningún apartado. Los niños sin embargo lograron hacerme reír en varias ocasiones.

Los chistes son de lo más cliché que podrás encontrar en este tipo de películas, pero son bien ejecutados y los actores demostraron mucho empeño en hacernos pasar un buen rato.

Y no olvidemos al buen John Cena, quien toma el papel del papá de una de las niñas, y vuelve todo aún más revuelto. Aunque su participación fue muy breve, le dio un toque más caótico a la comedia y no se sintió fuera de lugar.

No es el grupo de niños más memorable de la historia, pero se lucieron en sus escenas.
Me cae bien John cena, pero el que se ande anexando a cada película ya está perdiendo su chiste.

La película tampoco tiene escenas de más ni sufre de momentos incómodos. El clímax llega en su momento justo y le da un buen cambio de tonalidad a la ambientación de las últimas escenas. Sin embargo, el final es algo decepcionante, pero de los males éste fue el mayor y no fue algo taaaaaaaan malo al final del día.

Obviamente, la película carece de seriedad y una trama súper completa, pero eso no es lo que busca, y claramente no es algo que encontrarás en este tipo de comedias.

Nada tiene sentido, pero igual te divertirás.

¿Me divertí? Sí. ¿La recomiendo? Por supuesto. No es ningún filme estelar ni memorable, pero logra sus objetivos sin llegar a lo ridículo como sucede con otras películas similares. Aún con todo esto, recomiendo ampliamente ver la primera parte antes de ver Guerra de Papás 2, pues mucho del disfrute de ella consiste en comprender quién es papá de quién y cómo se relaciona éste con aquél.

Ve a ver Guerra de Papás 2 con tu familia/amigos y pasarán un buen rato, es una gran manera de comenzar el espíritu navideño.

 

Más que ver

Comentarios